PRESENTACIÓN DEL LIBRO “CARTES, VILLA MEDIEVAL”

Bajo  el  lema  “ Cartes, Villa  Medieval “, el  escritor  Amado Zabala Santamaría, presenta  este jueves  26 de  junio, a las  20,00 horas, un  libro  de  488  páginas, con profusión  de fotografías. Un  texto que, sin  duda, da a conocer, pone en  valor  y  divulga el  rico  patrimonio  histórico  de  nuestra  Cantabria. El  evento  tendrá  como  escenario las  antigüas  Escuelas  Nacionales  de Cartes. El  autor basa su obra  sobre el antiquísimo  Monasterio de Yermo  y el Valle de Camesa  de  Asturias, que nos retrotrae  al tiempo  del  ducado de Cantabria  y de su duque, Pedro, y a la  ingente empresa de la  Reconquista  de  España, así  como  al  nacimiento  del  nuevo  reino  cristiano  surgido al  amparo  de los Picos de  Europa.

            Destaca  también que Cantabria tuvo  el  mayor  protagonismo, lo  que se confirma  con el rey  Alfonso  I  el  Católico, años  739-757, y  sus sucesores. Reino  cántabro-astur, en el que en el siglo  IX  destaca el entonces  importantísimo  monasterio  de  Yermo, anteriormente a que surja  la  doble demarcación  de las  Asturias  Orientales y  Occidentales, es decir, las Asturias de Santillana  y  las  de  Oviedo, hasta que entrados  en el  siglo  XI, el primitivo  monasterio  de Santa Juliana de Planes  se convierta  en la  poderosa  abadía  de  Santillana  y  esta villa  se alce  con la capitalidad  de la muy  importante  Merindad de las Asturias de  Santillana.

            Aparte  las  iglesias  románicas  de  Santillana, Cartes  y  Yermo  que, junto a  otras, jalonan  la  tradicional  y  ya  para  entonces  milenaria ruta del Besaya, al centro de la merindad, surgen  los  señoríos  que en plena  Baja Edad Media  se  convertirán en auténticos  estados. Son  los señoríos  de las  importantes  Casas de Castañeda  y  de La  Vega, luego condes  de  Castañeda  y  marqueses de  Santillana, respectivamente, que, a su vez, los  primeros serán  marqueses de Aguilar, y  los  últimos, duques del  Infantado. Los de Castañeda  ejercerán  su  señorío  sobre los valles centrales  de Castañeda, Toranzo, Iguña, Buelna, y  toda  la cuenca del  Nansa, desde  Tudanca hasta  Val  de San  Vicente, ejerciendo  la  villa de Cartes  como el centro administrativo  del  Condado, mientras en la villa de La Vega, la de la Torre de la Vega, serán  los García-Laso  de la  Vega  quienes ejerzan omnímodo  poder  sobre los pueblos  de su  mayordomado.

            Eso si, independientemente del que desde  Santillana, como  marqueses  y  duques del Infantado, ejercían  sobre los nueve valles  y  otras  muchas  posesiones  que  les  pertenecían. De  ahí  que las tres villas  del antiguo valle  de  Camesa, Santillana, Cartes y la posterior  villa de La Vega, sean  durante  siglos  protagonistas  de  tanta  historia, desde la Alta y la  Baja  Edad  Media  hasta la  caída  del  Antiguo  Régimen  y  el  advenimiento  de  la  época   constitucional  y  de la  incipiente  democracia  del  siglo  XIX.